Suspiro a la limeña de quinua

La quinua es uno de los productos bandera, cultivada por culturas ancestrales en nuestro país que ha alcanzado popularidad  a nivel internacional. Inka Forest ha extraído de las mejores cosechas de Huancavelica y Ayacucho para llevarlos directo a tu alacena. En un paquete de 200 gramos del potente grano andino de la quinua pulverizada. Tiene abre fácil e incluso un presentación que puede ser utilizada como regalo para que conozcan todos los beneficios de la quinua.

En esta ocasión presentamos una receta innovadora, si bien es cierto la quinua es comúnmente utilizada en guisos o ensaladas es un ingrediente excelente ingrediente para postres, no solo por su deliciosos sabor y su consistencia que vuelve cualquier masa cremosa, sino por su alto valor nutricional.

La quinua es una semilla poderosa pues tiene una variedad de formas de consumo. Desde su consumo como cereal hasta ingrediente  para recetas de postres como lo vanos a presentar ahora. Este cereal tiene un alto contenido de nutrientes, aporta una considerable cantidad de calorías en forma de hidratos complejos, además un 16% de su contenido es considerado proteína.  Mientras que un 6% es grasa como la de cualquier otro tipo de alimento.

A comparación de otros cereales o semillas la quinua tiene altos contenidos de proteínas y grasas que no son saturadas que incluyen ácidos omega 6 y omega 3 esenciales para el aporte nutricional de los seres humanos.  Entre sus beneficios como semilla se encuentra su alto aporte de fibra de forma insoluble.

La quinua aporta una gran cantidad de micronutrientes donde destaca su aporte de fósforo, magnesio, potasio y calcio. También tiene un alto contenido de vitaminas del complejo B y vitamina E en función antioxidante.

La quinua es uno de los ingredientes preferidos de los celiacos pues no contiene gluten, además por su consistencia y la lata variedad de recetas en las que puede utilizarse se han convertido en uno de los ingredientes base en ese tipo de dietas especiales.   Otro tipo de personas que prefieren la quinua en su dieta son las personas con diabetes, esta semilla tiene la propiedad glucémica que se complementa con la fibra que contiene por lo que reduce los niveles de azúcar en la sangre y es ideal para que los diabéticos puedan llevar una dieta balanceada.

De igual forma aporta con la salud de las personas que incluso no sufren de ningún tipo de estas enfermedades. La quinua tiene el poder de nivelar el colesterol en la sangre por su contenido de fibra y sus lípidos contribuyen al perfil lipídico en el organismo. Otro de sus atributos en la salud es que combate el estreñimiento y pueden ser el complemento perfecto en la dieta de las personas vegetarianas pues tiene los nutrientes de los que pueden carecer por falta de consumo de carne y lácteos.

Los nutricionistas deportivos recomiendan complementar la dieta de los atletas con esta semilla, por sus altos aportes de proteína puede ser un remplazo de avena pues tiene un alto aporte energético.  La quinua es uno de los  mejores regalos que la naturaleza de los andes nos ha heredado y que podemos disfrutar en nuestra gastronomía peruana. Es por eso que la receta que a continuación presentamos es la del suspiro a la limeña hecho a base de quinua.

EL suspiro a la limeña es un típico postre de nuestra capital que se originó a mediados del siglo XIX, la receta se le atribuye a Amparo Ayarza la esposa de un poeta que le puse el nombre de suspiro por su contextura suave y dulce como el de una mujer.  Este postre ha sido reconocido a nivel internacional como uno de los más dulces y ha encantado a paladares de todas las edades en todo el mundo. Se caracteriza por su intenso sabor dulce desde su merengue blanco que lleva encima hasta su interior es una dosis de placer en cuanto a postres.

Este es un postre típico en ferias gastronómicas no solo por su sabor único sino por historia y tradición sobre todo en la capital peruana. La alternativa del postre que presentamos a continuación utiliza la quinua como ingrediente principal siendo una de las opciones más nutritivas para endulzar la dieta diaria.

Para el manjar se necesita un paquetito de Quinua pulverizada de Inka Forest que contiene 200gr de la semilla, 350 minilitros de leche evaporada si es que se quiere reducir las calorías se puede utilizar leche ligth o baja en grasa o si se es intolerante a la lactosa se puede remplazar por leche de soya. También vamos a necesitar 350 minilitros de leche condensada , cuatro yemas de huevo, para lograr separar las yemas de la clara se recomienda hacer un pequeño agujero con la punta de un tenedor o un cuchillo en la cáscara y vaciar de a pocos la clara en un plato, cuando empiece a aparecer la yema colocarlo en otro plato.

Para el merengue se necesita 100 gramos de claras aproximadamente 10 huevos nos dan esa cantidad de claras, se pueden utilizar las que se separaron de las yemas del manjar. Se necesitan además 200 gramos de azúcar blanca que pueden ser remplazados por 25  gramos de stevia para hacer la receta baja en grasa y aún más saludable. Y el ingrediente secreto para darle un gusto especial al merengue son 70 mililitros de vino oporto.

En una olla mediana colocar los dos tipos de leche para cocerlas. A fuego lento y en constante movimiento con una cuchara de palo debemos dejar que se calienten la leche evaporada con la leche condensada entre 10 y 12 minutos. Cuando se haya conseguido una mezcla homogénea con las leches se debe de agregar la quinua de a pocos para evitar que se formen grumos y logre disolverse con facilidad. Se debe remover la olla por aproximadamente 35 minutos hasta que la quinua logre agarrar una consistencia cremosa como la de un manjar, para que se pueda dar esa consistencia sin que se queme la mezcla se recomienda mantener el fuego lento y frotar siempre la cuchara en el fondo pues si se quedan restos pueden quemarse y darle ese sabor a todo el manjar.

Luego de que se tenga la mezcla homogénea media espesa se retira del fuego y se coloca para que agarre temperatura ambiente, se recomienda colocarla en una base de madera de forma que no cause daños a su mesa ni repostero. A esta temperatura se agregan las yemas y se mezcla hasta que logren homogenizarse con el manjar. Se deja enfriando por completo para poder servirse. Para mejorar su presentación se puede servir en copas anchas transparentes para que se logre ver la segmentación entre el manjar y el merengue.

Para el merengue se tiene que mezclar las claras hasta alcanzar un punto nieve, con la ayuda de una batidora se empieza con una velocidad baja y se bate hasta que cuando se voltee el recipiente no caiga ni una gota de huevo. Para ello se debe de batir de forma constante haciendo círculos para que logre levantar las yemas. Por separado se tiene que hacer la preparación del almíbar.

Para ello se pone a cocer a fuego lento el vino y se agrega de forma regular el azúcar y se mezcla con una cuchara de palo desde el fondo de la olla  pues el azúcar tiene tendencia a quemarse y pegarse en el fondo con mayor facilidad.  Se debe lograr una temperatura promedio entre 118° y 121°C para que pueda recién echarse las claras previamente batidas. Se debe agregar al almíbar de forma constante en forma de hilo y mezclar .

Cuando se haya logrado una consistencia firme y se formen picos la mezcla está lista para ser servida.  Se debe vaciar de forma cuidadosa en una manga pastelera con el pico abierto para poder servirla encima del manjar que ya está en las copas. Se sirve formando picos de forma que queden como un sembrío y se puede espolvorear con canela en polvo para acentuar los sabores.

Este delicioso postre es ideal para reuniones familiares y por qué no para conmemorar una fecha especial como fiestas patrias o el día de la madre. Puedes sorprender a tu familia o amigos con una variante súper nutritiva que lleva uno de las mejores semillas del país.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *